Educación

Los “jardins d'enfants“ franceses, el “djetski sad“ ruso, los “kindergarten“ ingleses... todos ellos reciben su nombre de un origen común. Y ese es Turingia. Y es que aquí fue donde fundó Friedrich Fröbel el primer Kindergarten o jardín de infancia, en 1840. La idea de ofrecer a los niños una educación ya desde antes de que ingresasen en la escuela nació aquí, para expandirse después por todo el mundo. Aún hoy, el Estado Libre de Turingia posee uno de los mejores sistemas de jardines de infancia. Dicho sistema se encarga de garantizar los mejores cuidados y educación en edad preescolar para los más pequeños. Aquí todos los niños tienen derecho a recibir esta atención tras cumplir el primer año de vida.

El sistema escolar turingio se caracteriza por su variedad, siempre centrada en torno a un eje común: el desarrollo individual de los estudiantes. Comienza con la Grundschule o escuela básica, que dura 4 años y donde los niños pasan generalmente todo el día. Posteriormente, acuden a una escuela Regelschule, donde estudian 6 años, o bien a la educación secundaria del Gymnasium, que dura 8 cursos. Es en estos últimos centros donde se preparan para las pruebas de acceso a la educación superior o la universidad, conocidas como Abitur. Pero el currículo incluye también música, educación física y ciencias naturales. Asimismo, existe la posibilidad de cursar los 10 o 12 años completos de escolarización en una Gemeinschaftsschule, que permite acceder a todos los títulos. Muchas escuelas ofrecen clases complementarias con métodos y enfoques pedagógicos alternativos y progresivos.

Cada vez son más los jóvenes que acuden a estudiar en Turingia. Se matriculan y trabajan en las nueve Escuelas Superiores (Hochschulen) de la región, auténticos imanes para sus intereses. En total, la población estudiantil que se prepara para su vida laboral supera los 50 000 estudiantes. Todas las Escuelas Superiores de Turingia ofrecen las titulaciones de grado y maestría definidas por la Reforma de Bolonia, convalidables y reconocidas en toda Europa.

La Universidad Friedrich-Schiller de Jena se fundó en 1558 y es una de las universidades más antiguas de Alemania. Aquí impartieron clase el matemático Gottlob Frege, el escritor e historiador de la filosofía Friedrich Schiller y el filósofo Georg Wilhelm Friedrich Hegel. La Universidad Técnica de Ilmenau comenzó su andadura en 1894 con el nombre de Thüringisches Technikum y hoy goza de una extraordinaria reputación por su formación en ingenierías. La Universidad Bauhaus de Weimar se dedica a las cuestiones de las artes y la tecnología. Fue aquí, en Weimar, donde surgió en 1919 la idea de la Escuela de la Bauhaus, inaugurada ese año. La más joven de todas estas instituciones es la Universidad de Erfurt, cuya fundación data de 1994, centrada especialmente en las ciencias de la educación y la teología. Para completar el conjunto, cuatro Escuelas Técnicas Superiores, situadas en Jena, Nordhausen, Esmalcalda y Erfurt, ofrecen itinerarios educativos más cercanos a la práctica. Y en la famosa Escuela Superior de Música Franz Liszt de Weimar estudian músicos, pedagogos especializados en música y científicos que se ocupan de esta materia.