Turingia y la ciencia

Situado en el corazón de Europa y Alemania, el Estado Libre de Turingia se enorgullece de contemplar su vasta tradición cultural y científica. Como digno sucesor de tales tradiciones, a partir de 1990 se ha ido conformando un panorama científico marcado por las cuatro universidades, la Escuela Superior de Música Franz Liszt de Weimar y las cuatro escuelas técnicas superiores de Erfurt, Jena, Nordhausen y Esmalcalda. Al grupo de instituciones académicas con vocación científica hay que sumar la Escuela Superior (Berufsakademie) y sus secciones en Gera y Eisenach.

Erfurt vio nacer a una de las universidades más antiguas de Alemania y también, durante ciertas épocas, una de las más relevantes. La Universidad de Erfurt abrió sus puertas en 1392 y las cerró en 1816. Vivió su apogeo en el s. XV, cuando acogía a casi la cuarta parte de todos los estudiantes universitarios alemanes. El perfil de la actual Universidad de Erfurt, refundada en 1994, se caracteriza por contar con currículos académicos claramente compartimentados y orientados al ámbito profesional, un sistema de evaluación del rendimiento y materias fundamentales integradas en la programación, además de carreras de nueva concepción y un sistema de tutorías y asesoría que acompaña a los estudiantes.

La Universidad Friedrich-Schiller de Jena fue fundada en 1558, por lo que se cuenta entre las más antiguas de Alemania. Pocas otras universidades alemanas pueden presumir de haber sido el lugar de estudio o trabajo de un grupo de personalidades históricas tan nutrido y variado como el que dejó su huella en la Alma Mater Jenensis. Aquí impartieron clases los matemáticos Weigel y Frege, los filósofos Fichte, Hegel y Schelling, el escritor e historiador de la filosofía Schiller, con cuyo nombre se bautizó la institución, el físico Abbe en colaboración con el especialista universitario en mecánica Zeiss, el químico Doebereiner y el zoólogo Haeckel. La confrontación interna con el pasado tras los cambios en el panorama político y una temprana apertura al exterior fueron los requisitos para que la universidad lograse alcanzar el respetable puesto que hoy ocupa en el panorama académico alemán.

La Escuela de la Bauhaus, cuyo origen tuvo lugar en Weimar en 1919, dedicó sus esfuerzos a diseñar nuevos espacios vitales, convirtiéndose en un contenedor de ideas insólitas. La actual Universidad Bauhaus de Weimar sigue los principios básicos de la Bauhaus y los reinterpreta. El factor decisivo es contar con el ambiente intelectual de una escuela de pensamiento creativo, que al mismo tiempo se plantea problemas técnicos y artísticos. Arquitectura, ingeniería de obras públicas, diseño y comunicación: sus facultades y sus ámbitos de trabajo confieren a esta institución un perfil único.

La Universidad Técnica de Ilmenau atesora más de 110 años de tradición en la formación de ingenieros. Comenzó su andadura en 1894 con el nombre de Thüringischen Technikum, como institución de enseñanza privada, para posteriormente evolucionar, pasando a convertirse en Escuela Superior de Electrotecnia y después Escuela Superior Técnica, hasta finalmente pasar a ser la Universidad Técnica de nuestros días. La tecnología, la economía y la comunicación son los pilares de la formación que hoy se ofrece en Ilmenau.

La Escuela Superior de Música Franz Liszt de Weimar, única en su clase dentro de Turingia, tiene su origen en la escuela de música fundada por el archiduque en 1872. En 1930 se transformó en Escuela de Música estatal y desde 1956 se conoce por su actual nombre. Hoy estudian aquí jóvenes músicos, musicólogos y pedagogos especializados en esta materia.

El campus de Beutenberg, en Jena, es un centro de investigación de vanguardia.
El campus de Beutenberg, en Jena, es un centro de investigación de vanguardia.